Twittea esta frase
Cambiar modo de resultados Cambiar modo de lectura

Reflexiones en la categoría: Motivación

Si no estás a mi lado, seguiré sin ti

No. Este no es un post de amor. O, mejor, sí. Es un post de amor. Pero de amor del bueno. Del que empieza en casa y mira hacia uno mismo. Del que alza la bandera y grita: “aquí estoy yo y, si quieres, tú conmigo. Pero siempre yo”. Del que te recuerda una y otra vez que para ser dos, tres o veinticinco no puede faltar la persona más importante. (Y ya sabes de quién hablo).

Quizá te engañó el título. Quizá esperabas que te hablara de cómo ser fuerte cuando tu pareja titubea, o de cómo mirar adelante si quien caminaba de tu mano también mira… pero para otro lado.

Y no. No quiero hablarte de todo eso. O no en esta ocasión. Quiero hablarte de cuando quien titubea eres tú. De cuando quien mira hacia otra parte eres tú. De cuando algo muy fuerte late dentro de ti y, por personas o motivos ajenos a tu ser, lo dejas escapar. Quiero hablarte, en definitiva, de tus sueños. – Sigue leyendo –

La capacidad más hermosa del mundo

Lo contrario de la vida no es la muerte,
sino el desaprovechamiento.
Anxo Pérez

A menudo pensamos que solo se puede perder aquello que es visible, material y tangible, y nos olvidamos de aquello que aún no es pero que podría llegar a ser. A lo primero lo denominamos “nuestro”, o, usado en primera persona, “mío”. “Mi casa”, “Mi trabajo”, “Mi pareja”, etc.; lo segundo, sin embargo, no lo nombramos de una forma tan personal, sino que lo dejamos indeterminado: “Un sueño”, “Una idea”, “Una oportunidad”… ¡Como si todo ello no fuera también nuestro!

Claro error: Aquello que no es pero que podría llegar a ser también nos pertenece. 

Dicen los grandes pensadores que lo contrario de vivir no es morir, sino desperdiciar la vida. No les falta razón. Y es que la vida no solo se desaprovecha cada vez que algo real y visible pasa ante nuestros ojos y no lo cogemos, o cuando dejamos caer algo que estaba en nuestras manos. La vida se desaprovecha mucho más cada vez que un sueño atraviesa nuestro corazón y lo dejamos escapar. – Sigue leyendo –

Invéntate la vida

El éxito está en el movimiento y en la osadía. Muévete. No pares de hacerlo.
Invéntate el camino. Invéntate a ti mismo, pero no pares.
Nuestro mundo, nuestras reglas.

ENRIC OCHOA-PRIETO

En un estudio sobre creatividad y pensamiento divergente, un reconocido profesor propuso a los voluntarios que escribieran en un papel todos los usos que se les ocurrieran para un clip. Mientras que la mayoría se rebañaba la cabeza para escribir más de diez o quince, a alguien se le ocurrió preguntar: “¿El clip podría estar hecho de goma y medir 60 metros? ¿Tiene que ser un clip tal y como lo conocemos?”.

Y nuestra vida, ¿tiene que ser tal y como la conocemos?

Cuando estudias la carrera de Periodismo, como es mi caso, una de las primeras lecciones que te enseñan para redactar una noticia con propiedad es La reglas de las 5 W. Según esta norma, para que un artículo esté completo, debe incluir Who, What, Where, When y Why (además de How). Casi todas estas preguntas pueden responderse con relativa facilidad. Sin embargo, hay una que resulta más complicada y que distingue a los buenos de los malos periodistas: el porqué.

En un mundo que circula a toda velocidad, es necesario hacer una pausa para preguntarnos si estamos corriendo porque corren los demás o porque verdaderamente nos dirigimos a algún sitio. El porqué es nuestra pregunta. ¿Hacemos las cosas porque siempre se han hecho así o las hacemos porque realmente creemos en ellas? ¿Actuamos movidos por la inercia de los acontecimientos o por el sentir de nuestro propio corazón? – Sigue leyendo –

El mundo es de quien se la juega

No nos engañemos, el mundo no es ni de los más ricos, ni de los más guapos, ni de los más inteligentes. El mundo es de aquel que pasa a la acción, del que la saca a bailar y del que hace la llamada. De aquel que no se encoge ante el primer “no”, de quien se niega a vivir de prestado lo que por derecho le pertenece y de quien se ama lo suficiente como para poner sus sueños por encima de su ego. Digámoslo de una vez: El mundo es de quien se la juega.

“Al igual que tú” – que escribíamos un día –, he visto a personas de talentos envidiables dejar tras su muerte fallecer sus ilusiones. Personas que teniendo mucho han conseguido poco y personas que con poco han logrado muncho. He visto a personas de extraordinaria belleza esperar a ser elegidas en lo alto de su torre y a personas de – digamos – dudoso atractivo dejar a un lado la carcasa y asaltar un corazón. Por todo ello, he llegado a una conclusión: el mundo no es de quien más tiene o más anhela, sino de aquel que es capaz de quererse sin medida, apartar de un golpe lo superfluo y lanzarse sin reserva tras aquello que desea. – Sigue leyendo –

El manifiesto de los valientes

1.- Tiene miedo.
Un valiente no es un súper hombre, es un valiente. Por eso, teme como todos, tiembla como todos y llora como todos. La diferencia con los cobardes está en que cuando teme, no se refugia bajo una manta, sino que sale de la cama y busca auxilio en la acción. Un valiente no cree en amilanarse como receta que conduzca a ningún lado, él cree en crecer. No necesita hacerlo todo bien o desenvolverse a la perfección en cualquier situación, porque cree en el aprendizaje y porque sabe que cualquier miedo se hace pequeñito cuando tú te haces grande.

2.- No necesita la aprobación de los demás.
A la gente le gusta opinar, juzgar y proyectar su vida y experiencias en ti. Esto ha ocurrido siempre y siempre ocurrirá. Habrá muchos que llamen fantasía o locura a lo que para ti es pasión, porque las mentes pequeñas creen que sus límites son los tuyos, que el camino que ellos tomaron fue el mejor y que lo demás es desviarse. Un valiente aprende a no dar más valor a lo que otros piensan que a lo que él cree, y aunque esto conlleva grandes momentos de soledad, si hay un lema que guía su destino es que los sueños no se negocian. – Sigue leyendo –

Yo aquí he venido a vivir

La felicidad no consiste en llenar nuestra
vida de años, sino los años de vida.
Jesús Sánchez Martos

Cuentan que cuando un antropólogo del Gobierno colonial belga llegó al Congo a principios del siglo XX y se encontró con una tribu de pigmeos, al ver en ellos unas personitas tan menudas, desnudas y alegres, les preguntó si se sentían hombres felices. Los pigmeos no supieron responder. La palabra felicidad no estaba en su vocabulario. No la necesitaban.

Pretender un consenso alrededor de la palabra felicidad es un imposible. Cada uno tiene su definición y ningún diccionario parece abarcarla. – Sigue leyendo –

Por qué no vas a lograr tener una gran carrera

“No importa las veces que te digan que si quieres una gran carrera profesional, debes perseguir tu pasión o tus sueños. Lo oyes una y otra vez y decides no hacerlo. Da igual cuántas veces te hayas descargado el discurso de graduación de Stanford de Steve Jobs, porque lo ves y decides no hacerlo. Siempre encuentras una excusa…”

Un joven no se rinde

Si empiezas a conquistar Viena, conquista Viena.
Napoleón Bonaparte.

Si quieres que alguien no entre en un sitio, no pongas una señal de prohibido en la puerta, porque la curiosidad le hará llamar; pon una señal de callejón sin salida a 50 metros y se dará media vuelta.

Si hay algo que el hombre no soporta es la sensación de perder el tiempo. Aunque esta idea se maquilla de lógica, lo que en verdad provoca es la pérdida de los puntos más nobles. Los primeros 5 puntos de un examen se consiguen con más facilidad que los 5 últimos. Los 5 últimos requieren… ¡tiempo! Así es el camino a la excelencia.

En el cuadrilátero de la vida se pierden más combates por abandono que por KO. Tenemos un concepto equivocado de lo que significa pelear. Pelear no es usar todos nuestros tanques en un ataque, es aguantar toda la guerra; no es soltar nuestros mejores golpes, es no bajarse del ring; es caer y levantar, caer y levantar. Pensamos que luchar es comenzar con todas nuestras fuerzas: terminamos los estudios, mandamos CV’s a todos lados y creemos que ya lo hemos hecho todo; conocemos a una persona que nos gusta, sacamos nuestras mejores armas unas semanas y si vemos que no lo conseguimos, a por otra. “El mar está lleno de peces”, decimos. Cualquier cosa vale. Es justo ahí donde comienza el conformismo. – Sigue leyendo –

"Live True" Dewar's White Label [Español] from &Rosàs on Vimeo.

No lo hagas

“Si no te sale ardiendo de dentro, a pesar de todo, no lo hagas.
A no ser que salga espontáneamente de tu corazón y de tu mente y de tu boca y de tus tripas, no lo hagas”.

Este texto corresponde al poema de Charles Bukowski ¿Así que quieres ser escritor?
Si te gusta escribir, lo entenderás  muy claro. 

¡Feliz día del libro!

Vive de forma que te duela marcharte

 El hombre vive, el animal existe/
El hombre muere, el animal termina.
VV.AA/Enrique Rojas

Cuando se calcula la esperanza de vida no se tienen en cuenta los momentos que vivimos a medio gas. De ser así, sería mucho más corta. Es la diferencia entre existir o vivir, entre hacer de la vida un viaje llevadero o hacer de la vida un viaje espectacular.

Ante cada decisión, tenemos dos formas de plantarnos en el presente: como rácanos o ratillas que juegan a no perder su botín o como aventureros que buscan un tesoro en cada isla; con defensa de cinco o con tres delanteros y ataque por las bandas. – Sigue leyendo –

Artículos Anteriores