Amor

Este no es mi viaje, es el tuyo

¿Cómo soltar aquello en lo que pusimos tanto?
¿Cómo replegar el corazón cuando fue tan expansivo?
Joan Garriga

Según un cuento Sufí, el Mulla Nasrudín, agotado y sediento tras un largo viaje, llegó a un mercado de la India. Al pasear entre sus puestos, quedó fascinado al ver en uno de ellos unos frutos rojos que parecían ser muy frescos y jugosos. Tan bueno era su aspecto que decidió comprar varios kilos. Sin más tiempo que perder, buscó una sombra donde empezar a devorarlos. Nada más dio el primer bocado, el Mulla comenzó a sudar y a ponerse colorado. Casi echaba fuego por la boca y, a pesar de ello, Nasrudín no dejaba de comerlos. Al verle en ese estado, un transeúnte no puedo evitar preguntarle:

– Pero, ¿qué haces comiendo tantos pimientos picantes con este calor tan terrible?
– No estoy comiendo pimientos – respondió Nasrudín –, me estoy comiendo mi inversión.

El sentido de seguir comiendo pimientos picantes cuando por dentro estás muriendo es el mismo sentido que el de seguir al lado de una persona con quien hace tiempo no eres feliz: ninguno.

De una manera u otra, toda historia de amor es el resultado de la puntualidad entre dos personas que, fruto de una elección o una casualidad, coinciden a una misma hora en un mismo lugar. (Un mínimo retraso, así como una pequeña confusión en las coordenadas, es suficiente para cambiar el destino y desarrollo de dos vidas que, en las circunstancias adecuadas, podrían haberse encontrado). La puntualidad, no obstante, no es solo determinante para el momento de encuentro, sino también para el momento de partida: tan importante como saber cuándo llegar, es saber cuándo marcharse.

La puntualidad no es solo llegar a la hora, es también marcharse a tiempo”.

Por más razones a las que busquemos agarrarnos, todos, en lo más profundo de nuestro corazón, sabemos cuándo una relación ha llegado a su fin. No es necesario pronunciar un “se acabó” para reconocer que un amor ha dejado de latir y no va a resucitar. Cuando esto ocurre, de poco sirve aferrarse al recuerdo de haber compartido felizmente uno, cinco o veinte años juntos, o a la nobleza de haber orientado todos los cañones a la conquista y defensa de una relación. Si donde estás ya no ilumina tu rostro, no te hace vibrar y no inunda tu futuro de ilusión, la solución es solo una: debes buscar en otra parte.

Con frecuencia, convertimos las decisiones de nuestro pasado en unas cadenas demasiado rígidas para nuestro presente, y olvidamos que ningún momento es inapropiado para cambiar de rumbo. Siempre es difícil dar por cerrada una partida y decir “hoy me voy a casa con los bolsillos vacíos cuando los traje llenos”, sin embargo, es mucho más productivo que negarse ante la evidencia de que lo que fue ya no es y nunca será.

La vida es cambio continuo y es nuestra misión cambiar con la vida. No hay nada indigno en reconocer que lo que ayer consideramos una buena opción hoy ha dejado de serlo, todo lo contrario. La valentía, muchas veces vestida de compromiso y perseverancia, en ocasiones debe ponerse el traje de rendición. Si vuestro amor – aunque sea convaleciente – aún está vivo, lucha; pero si, por el contrario, está muerto y ya no late, cierra, vete. Vale más un salto a tiempo que romperte con la ola.

La rendición es un valor elevado cuando viene precedido de entrega y lucha. Si tras haber peleado con todas tus fuerzas, haber explorado los límites de lo posible y haber puesto en juego tu parte más segura algo no puede llevarse a cabo, el único defecto que puede manifestarse no se llama “rendición”, se llama “cabezonería”.

Aprender a soltar: cerrar bien una historia

Una cosa es cerrar una puerta esperando que otras se abran y otra bien distinta es irse dando un portazo que rompa todas las ventanas.

En un principio, utilizar el enfado o la rabia, puede ser útil para dar el paso convencidos, pero a la larga el enfado se pasa y lo que queda es una historia que no solo has manchado, sino que, además, no deja de ser la tuya.

Ser capaces de soltar sin los reproches habituales fruto de la frustración no es quizás lo más apetitoso en un momento de ruptura, pero sí lo más honesto y respetuoso con quien en otro tiempo fue compañero de felicidad. No hace falta convertir una separación en drama, basta con estar en lo malo a la misma altura que en lo bueno. Si te vas, vete bien.

Vale más un salto a tiempo que romperte con la ola”.

Hacia una nueva felicidad

Cuando perdemos la felicidad, nuestro primer impulso es buscarla en el lugar donde la perdimos, creyendo que si no está ahí, no se encuentra en ninguna otra parte. Sin embargo, esto constituye un profundo error: Si la perdiste ahí, no insistas, ahí no está.

Enfrentarse a una separación no es exactamente un desamor, sino una oportunidad para reorientar el amor hacia otra dimensión superior: el amor a uno mismo. El amor propio se hace fuerte cuando, tras un dolor, somos capaces de reinventarnos. O, lo que es lo mismo, nuestra capacidad de valorarnos se pone a prueba cuando vivimos el fin de una relación como medio para nuevos principios.

Si tu historia anterior, aunque fuera en un destello, fue mágica, es porque dentro de ti reside todo lo necesario para hacer magia una y otra vez. Solo hay que buscar nuevos escenarios donde volver a crearla.

La vida no siempre son trenes a los que hay que subir, a veces son estaciones en las que hay que bajar. Por muy hermoso que haya sido el viaje, casi siempre llega el momento en el que se abren las puertas y toca mirar a ese presente ya con ojos de pasado y decirle: “este no es mi viaje, es el tuyo”.

Si te ha llegado este momento, llénate de valor y coge las maletas. Es la hora de partir. ¿A dónde? Eso solo el tiempo lo dirá.

*Sigue El universo de lo sencillo en Facebook
Y en twitter en @Pablo__Arribas o @univ_sencillo
Y en Instagram @pabloarribas

*(Si te ha gustado este artículo, puedes completarlo con el capítulo Próxima estación: Tú, del libro El universo de lo sencillo: 50 reflexiones para crecer y amar como valientes, Ya a la venta).

 

*Recuerda que el libro de El universo de lo sencillo está disponible en muchos más países!

Lo más visto de El universo de lo sencillo*El libro  El universo de lo sencillo ha sido recomendado por los medios más importantes de España. Pincha en la imagen para leer, ver y escuchar las entrevistas.
El universo de lo sencillo en los medios

59 Comments

  • Pilar

    Ya has vuelto!! Y como siempre de forma maravillosa… Unas palabras que como siempre hago mías… Me vienen todas esas sensaciones de cuándo se produce una ruptura después de muchos años, pero siempre sincera con una misma y por supuesto con el tiempo conseguir el amor por nosotros mismos. Gracias Pablo… Encantada siempre con tus palabras

    • pablo arribas

      Muchas gracias, Pilar. Es un placer volver con palabras con tanto cariño.
      El amor por nosotros mismos. Ese es el centro de absolutamente todo. Más fácil de decir que de conseguir, claro está. Precisamente por eso es un reto para estar alerta toda la vida.
      Un abrazo!! :))

  • Vane

    Oficialmenteee la primera entrada que leo justo cuando sale! llegé a este blog cuando estabas de vacaciones y estaba ansiosa por leer las nuevas!! Me encantó! tu libro estará de venta también en Latinoamerica?

    • Pablo Arribas

      Hola, Vane! Muchas gracias. Vaya casualidad, llegas en los momentos adecuados, jeje.
      En principio, el libro estará para Latinoamérica en ebook, pero en formato físico quizás haya que esperar un poco más. Estoy hablando con la editorial para ver si existe alguna vía de que llegue sin costes de envío propios de enviar desde Europa. Os iré contando!
      Un beso!!! :))

      • Diana t

        Llegue a esta pagina de casualidad. En una etapa de dificil cofusion. Pues tras 8 años de relacion y un niño de 6 años, llega a mi vida un amor que me atrapa que me eleva y me transporta. Debo decir que no soy valiente pues sabiendo q hace mucho deje de ser feliz con mi actual pareja no me atrevo a cojer las maletas y partir. Es una constante lucha por dejar escapar esta magia y el querer agarrarla aún con más fuerza…..

  • victoria visbal

    Me quito el sombrero a tan sabias palabras…. La verdad estas palabras me identificaron y las sentí tan mías tan propias… Excelente escritor…. Felicidades

  • Kybenfocando

    Genial post. Me he enamorado del título y de la definición de puntualidad. No puedo estar más de acuerdo. Gracias por compartir. 😉

    • Pablo Arribas

      Muchísimas gracias. Da gusto volver así. Y qué envidia me das que seas capaz de comentar con la foto… mmmm Yo antes podía. :'(( jajajja
      Un beso fuerte!!!

  • SANDRA

    Hace poco más de un año que mi historia se acabó, sin reproches,con amor (pero otro amor…)y mi cabeza insiste en volver de vez en cuando a lo que fue, a lo que quiere que siga siendo cuando mi corazón sabe que yo estoy en otro camino, que simplemente se acabó… hoy me he levantado queriéndo leer el periódico porque sentí que tenía que leer algo que me iba a descubrir mi día…y mis dedos han tecleado mi cuenta de correo…y ahí estabas tú…gracias, la vida es mágica y eras tú el empezar de mi día para recordarme lo que ya sabía.

    • Pablo Arribas

      Muchísimas gracias por compartir tu experiencia, Sandra. En mi caso, no se ha tratado en el último año de una persona, sino de una etapa. Es difícil dejar atrás y no volver cuando sabes que quizás podrías. Es, de alguna forma, un duelo, pero un duelo complicado que exige una dosis extra de amor propio y cuidado.
      Qué bonito que tu día te llevara a este artículo.
      GRACIAS, Sandra :))

  • Marta

    Lo que resulta difícil es saber si el amor está muerto o está convaleciente…y saber porqué no eres feliz… Desde ayer que estoy dándole vueltas…
    Siempre te escribo en Facebook pero esta vez me siento confusa…
    Por cierto, bienvenido!

    • Pablo Arribas

      Hola Marta!
      Sí, es un tema complicado. Supongo que siempre sentimos que hay una bala más que gastar, y que lo complicado es saber cuándo es la última, cuándo la esperanza se ha convertido en negación o cuándo es el miedo a la soledad o lo desconocido y no amor a la otra persona, pues este nunca puede ir en la acera contraria al amor propio.
      Un gran abrazo. Me alegro de volver a verte por aquí :))

  • Aine Eryn

    Hmmmm. Personalmente no creo en las casualidades. El universo siempre te pondrá delante aquello con lo que resuenas en el momento y tú eliges si lo tomas o no (así aprendemos y avanzamos hacia nuevos retos).

    En el amor (como en todo en la vida) tienes el derecho a elegir… si te tiras o no a la piscina correcta con todo lo que eso conlleva. Hay un momento, aunque sea un milisegundo, en el que puedes elegir a esa persona, o reconsiderar las cosas y no hacerlo. Hay detalles que pese a ser pequeños revelan mucho de nuestra forma de ser, por eso la mayor parte de las veces que nos quejamos de parejas que nos han tratado de tal o cual manera las preguntas son: ¿Realmente no sabía que esta persona ya era así? ¿Es solo responsabilidad de esa persona el que esta relación no haya salido adelante o yo decidí meterme aquí conscientemente pese a todo? A menudo ponemos nuestra felicidad fuera, en nuestra pareja, intentando que cubra nuestras necesidades, intentando cambiar a esa persona, cuando realmente somos nosotros quienes debemos decidir qué es lo que más nos conviene y aprender a dárnoslo sin necesidad de otros implicados. Claro que eso solo lo podemos saber bien cuando empezamos a amarnos.

    El amor de verdad es ser plenamente nosotros mismos y dejar que la otra persona también lo sea, y amarla por lo que es. El amor es libertad, no control.

    ¡Bienvenido a bordo de nuevo! 🙂

    • Noelia

      Me encanta tu respuesta, estoy totalmente de acuerdo. En esta sociedad, o por nuestra forma de ser, siempre es más fácil echar la culpa al otro.

    • Pablo Arribas

      Bravísimo, Aine. Tú lo has dicho perfecto y poco puedo añadir. De hecho, nada, jajja.

      Solo matizar que cuando hablo de casualidad me refiero a aquello que escapa de nuestros planes o control. En el caso de este post, por ejemplo, que un día te cruces con una persona sin haberlo planeado. En términos científicos sería causalidad, pero en términos humanos lo llamamos casualidad aunque, en última instancia, estoy de acuerdo, las casualidades no existen.
      Por otra parte, yo no estoy de acuerdo personalmente con la ley de la atracción o teorías de vibraciones en las que el universo te ofrece lo que pides o lo que resuenas.
      En cualquier caso, tu aportación después me parece magnífica. Un gran beso!! Gracias!

  • MIRIAM

    Me ha encantado el post de hoy! Hacía meses que no te leía, por tu dedicación al libro, y me defino totalmente adicta a tus palabras. Ya tengo tu libro encargado en Amazon para poder devorarlo en cuanto salga. Gracias por explicar con ese don tantas cosas…
    Me encuentro en un momento de mi vida de evolución, cambio, madurez…Y me has servido tanto… No dejes de escribir nunca

    • Pablo Arribas

      Hola Miriam! Me alegro de que te guste y te agradezco enormemente que apuestes por el libro desde un mes antes!! Confío en que te guste. Ya me dirás!! Creo que es justo el libro ideal para esa etapa de transición. Es desde ahí desde donde lo he escrito.
      Un gran abrazo, Miriam. Gracias. :))

      • MIRIAM

        Aposté porque eres increíble escribiendo. Este post en concreto me llegó muy hondo… Y como tú dices, la vida solo está hecha para los valientes, trabajo cada día para llegar a serlo algún día…Ya he empezado el libro y en cuanto lo acabe, te daré mi opinión.
        Tengo la sensación de que no empiezas a vivir de verdad hasta que despiertas, y te das cuenta de que la vida no es ese cuento de princesas y príncipes azules que nos venden. Ya me he quitado la corona, y me he puesto la armadura. Gracias una vez más!!!

  • kerly

    Waooo sencillamente me encanto. Justo a esta altura de mi vida en que debo poner punto final a varias. Di el primer paso para empezar una nueva carrera y se me estan presentando varios obstaculos; pero estoy tomando las cosas malas como un impulso para seguir adelante. Muchas gracias lo 1ue escribes siempre me ayuda

  • Any

    Gracias…y ya son dos las veces que describes a la perfección el punto en el que me encuentro.”Sal con un valiente” apareció en mi vida justo cuando empezaba mi relación,un principio complicado en el que él tuvo que demostrar lo valiente que era…y así lo hizo! Pero ahora siento que este viaje ha terminado, que su valor ha desaparecido, y con él, la magia que juntos hacíamos…

  • Eduardo

    Gracias!tu primer post de amor me encanto. Dejar bien lo que ya no da a más. Llegar e irse puntualmente. Esperó que tu libro llegue a Perú. Un abrazo 😀

    • Pablo Arribas

      Muchas gracias, Eduardo! Espero que pueda llegar en papel pronto a Perú. Estoy hablando con la editorial a ver si dan el paso. Lo que es seguro es que estará en ebook más barato.
      Confiemos!
      En cualquier caso, gracias por estas palabras. Animan mucho!
      Un abrazo :))

  • Mercedes

    Hola, Pablo! Bienvenido de nuevo!! Me he leído varias veces el post, en distintos días y a diferentes horas. Sí, hay veces que nos agarramos a relaciones muertas hace tiempo, no queremos que el otro o la otra se vaya o no queremos irnos nosotros; volver a empezar y “perder” nuestra inversión años con esa otra persona; otras, es más fácil decir adiós. Yo no tengo hijos, pero tengo un sinfín de, llamémoslos, “conocidos” que dicen que hasta que los niños no crezcan no dejan la relación. Y hoy, mira tú por dónde, he visto en otra página una cita de Jung: “Nada tiene una influencia psicológica más fuerte en su ambiente y especialmente en sus hijos que la vida no vivida de un padre”. Puede que esté influenciada por mi historia… pero he pensado que los hijos tenemos ese radar con el que detectamos si hay o no hay amor en nuestra casa; entre nuestros padres… y, de mayores, tendemos a imitar lo conocido, encabezonándonos con algo que murió hace ya tiempo, por miedo a volver a empezar, entrar en terreno desconocido, atreverse de nuevo a darse y volverse a perder… Yo me quedo con esto que dices: “Si tu historia anterior, aunque fuera en un destello, fue mágica, es porque dentro de ti reside todo lo necesario para hacer magia una y otra vez. Solo hay que buscar nuevos escenarios donde volver a crearla”. Un abrazo.

    • Pablo Arribas

      Qué bien volver a tenerte por aquí, Mercedes!!
      Creo que, al final, todo acto comunica, que lo que los lingüistas llaman “acto de habla” es solo una de las muchas maneras de comunicarse. Cada valor, cada gesto y cada manera de actuar que envuelve al niño este la absorbe con mucha más facilidad que la que podamos tener cualquiera de los adultos.
      Gracias por seguir ahí y aportar tanto, como siempre.
      Un beso muy grande, Mercedes!!

    • Pablo Arribas

      Muchas gracias, Mabu. Espero que llegue cuanto antes por allí. Confío en que mi editorial se lance a ello. Por mi parte, no dejo de intentar encontrar la manera.Hasta entonces, estará disponible en ebook.
      Un fuerte abrazo :))

  • Laura

    Qué fantásticas palabras, también me llegan en un momento de mi vida en el que he tenido que romper, y continuar mi camino, todo ello con un bebé de dos años, y precisamente, lo hice pensando lo primero en él, ya que no queria que creciera en un hogar donde sus padres ni se quieren ni se respetan. Me parece fundamental crecer en un ámbito en el que sientas el amor y cariño de los de alrededor y eso se mama desde que se nace. Después de la tormenta, siempre llega la calma, y creo haber encontrado el equilibrio en mi interior! Deseando tener tu libro entre mis manos! Saludos y un gran abrazo!

    • Pablo Arribas

      En tu caso, Laura, eres doblemente valiente, y eso es lo que respirará tu bebé. Yo soy hijo de padres separados y solo puedo decir una cosa: dale mucho, mucho amor. Todo lo demás viene detrás. Muchísimo ánimo en esta etapa difícil. Gracias por compartir tu experiencia, da sentido a mi artículo.
      Un abrazo :))

      • Laura

        Gracias a tí, Pablo, por tus ánimos y tus consejos.
        Son de agradecer cuando se está pasando por una etapa difícil, lo bueno es que aún de lo malo, se aprende, aprendes a escucharte y a sacar lo mejor de tí.
        Abrazos 🙂

  • Pablo Muñoz

    Muchas gracias, don Pablo por este texto tan preciso.

    Comprendí la precisión extraordinaria de sus palabras tras la ingesta de un plato de lentejas. Durante la previa e incluso durante el mismo acto de comer yo no quería para nada sentarme en el W.C. y dar un apretón, pero fue al cabo de unas tres horas donde ví que debía, como usted dice, aceptar que la vida es cambio y continuo y hay que desprenderse.

    Le dije lo mismo a un buen hombre al que vi algo desesperado, pegando gritos en la calle, buscando en la basura. Hablándole desde la grandeza de los textos le dije ¡dónde está ese amor propio! para luego añadir ¡hay que reinventarse! (Yo creo que me reiventó un bofetón en la cara).

    En todo caso, querido tocayo, quiero que sepa que con sus lecciones aprendo a diario a comprobar como “después del invierno siempre llega la primavera”. Vaya ¿ya lo dice la canción no? Y después del sudor, debo añadir yo, desde una negatividad que también debemos abrazar, llegan los calcetines sudados.

    ¡Es que en su pensamiento lo encuentro todo querido! ¡La física, la lógica, la ética!

  • Laura

    Mil gracias por todas las reflexiones que has realizado indudablemente grandes lecciones que has regalado a mi vida.La verdad descubrí tu post un día de tantos por casualidad y me siento muy afortunada por esa hermosa casualidad.
    Gracias por regresar de nuevo y mil éxitos para el libro que se que será así,espero q llegue a Costa Rica.

  • Stella

    Y vuelves con otro maravilloso post…Y siguen siendo la “banda sonora” de mi vida
    Como lo haces? 😉
    “El còmo es eso que no te importa lo más mínimo cuando tienes una ilusión de verdad” ❤️
    Gracias por tus sabias palabras

  • Empar

    Muchas gracias Pablo, por tus consejos y tus palabras siempre tan acertadas. Yo decidí irme después de un portazo de la otra persona que rompió mucho más que cristales, sueños, ilusiones y esperanzas. Estoy creciendo (desde el dolor),cambiando, avanzando y buscando nuevos escenarios. Siempre es difícil cambiar, pero es posible. Mil gracias.

  • Carolina

    que pasa cuando decides bajar y la conciencia te coge la mano?
    que pasa cuando dejas algo más que una relación? cuando dejas un hijo?
    y aun sabiendo que no vas a ser feliz, decides quedarte porque te lo exige la conciencia. Esto es verdad o es una simple excusa? es la conciencia o es el pánico a todo lo que viene?

    • Pablo Arribas

      Querida Carolina,
      Cierto es que hay casos y circunstancias más complicadas que otras. Sin lugar a dudas, dejar a un hijo puede serlo.
      Desconozco los motivos, pero en general, cualquier ruptura padre-hijo puede reconstruirse. Solo hace falta practicar la aceptación (que no conformismo), la valoración, la escucha… Todo adereazdo con saber guardar la distancia adecuada (que no podamos convivir bajo un mismo techo no quiere decir que no podamos amarnos en la distancia y vernos con algo menos de frecuencia). Al final, lo único que queremos todos es más amor, aunque a veces lo expresemos con los canales adecuados. Y un consejo: nunca cerréis las puertas al futuro. En ocasiones solo hace falta algo de tiempo, olvidar rencores y seguir.

      Por último: pase lo que pase, se puede volver a ser feliz. A pesar de las ausencias. A pesar de los dolores. El futuro nunca es como lo imaginamos. Y la felicidad, una actitud. Se puede ser feliz en casi cualquier contexto (aunque a veces haga falta tiempo).

      Un abrazo :))

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *