Destacada,  Motivación,  Texto

Yo aquí he venido a vivir

La felicidad no consiste en llenar nuestra
vida de años, sino los años de vida.
Jesús Sánchez Martos

Cuentan que cuando un antropólogo del Gobierno colonial belga llegó al Congo a principios del siglo XX y se encontró con una tribu de pigmeos, al ver en ellos unas personitas tan menudas, desnudas y alegres, les preguntó si se sentían hombres felices. Los pigmeos no supieron responder. La palabra felicidad no estaba en su vocabulario. No la necesitaban.

Pretender un consenso alrededor de la palabra felicidad es un imposible. Cada uno tiene su definición y ningún diccionario parece abarcarla.

Están quienes afirman que la felicidad es una invención de nuestra cultura y los que la consideran una utopía inalcanzable, pero necesaria para hacernos caminar. “La felicidad es el camino”, dicen. Hay para quien solo existen los momentos felices y para quien puede llegar a ser un estado permanente; los que dicen que feliz se es y los que dicen que en la felicidad se está. Está el continuo desear de Occidente y la moderación de Oriente; los que buscan la felicidad en el poder, el dinero y las posesiones y los que tratan de reducir el deseo a su mínima expresión; los que la buscan en la Tierra y los que se reservan para el cielo. Están los científicos que se atreven a lanzar una fórmula (F = E (M+B+P)/R+C), los que hablan de un gen de la felicidad y los que dicen que lo único de lo que podemos hablar es de bienestar o satisfacción. Están los que creen que la felicidad es amar y los que creen que es amarse, así como los que piensan que hay que amarse para amar. Están los que la intentan vender y los que la intentan comprar, los que la cantan, los que la escriben y hasta los que la huyen. Están los que como Santa Teresa confiesan que su mayor pecado fue querer ser feliz y los que como Borges afirman que no haberlo sido es el peor de los pecados.

Quiero tener cosas que contar. Quiero cuando me vaya sentir que he pasado por aquí”.

Entre tanta definición y tanta diferencia me queda la sospecha de que quizás la búsqueda de la felicidad sea la pregunta equivocada. Por eso, y a riesgo de equivocarme, permitidme decir lo siguiente:

Yo no he venido aquí ni a ser feliz ni a no ser feliz, yo aquí he venido a vivir.

He venido aquí a mirarle a los ojos a la vida y a aceptar que entre ella y yo nunca va a ir todo bien. Que si bien está llena de alegrías, ilusiones y sorpresas, también lo está de sinsabores, sustos y decepciones. He venido a aceptar el desafío de llevármelo todo: besos y tortas, comienzos y rupturas, triunfos y fracasos. Yo no quiero una vida a cachitos y recortada, yo la quiero entera, porque prefiero un dolor de verdad a una alegría de mentira. Quiero una historia con su trama, su intriga y sus desenlaces, con sus anhelos, sus “lo logré” y sus “casi lo consigo”. Quiero cuando me vaya sentir que he pasado por aquí.

Quiero tener cosas que contar. Quiero guerras, hazañas, amistades, viajes y aventuras. Quiero conocer la paz de un camino recto y asfaltado, pero también la adrenalina de la curva. Y si alguien prefiere quedarse en una roca de Nepal meditando, serenando su alma, controlando sus deseos y alcanzar así los mayores niveles de felicidad, me parece bien, pero yo esa vida no la quiero. No quiero una vida calmada, sin sufrimiento, sin impotencia y sin frustración. Repito: yo la quiero entera.

Para ser sinceros, entre tanta definición de felicidad, yo ya no sé si esta es momentánea o sostenida, pero sí sé que no quiero –aunque existiera– un orgasmo de toda una vida. “La felicidad ininterrumpida aburre, debe tener alternativas”, decía Molière. Yo quiero salir, ponerme guapo, encontrarla, jugar, conquistarnos, comernos, retarnos y después, por unos segundos (y solo por unos segundos), corrernos. Porque hay cosas que aunque solo duran un rato y aparecen para después desaparecer, pueden en su fugacidad justificar una vida entera.

No he venido a ser perfecto, he venido a ser real”.

No quiero vivir tratando de controlarlo todo. No he venido aquí a decirle a la Tierra como debería rotar, he venido aquí a recostarme en su pecho y girar con ella. Tampoco he venido a vivir seguro, a ganar o a acertar, sino a atreverme, a jugar y a elegir. Quiero que muera ese niño que cuando tiene hambre, tiene teta, y que si no la tiene llora. Quiero vivir la vida con las reglas de la vida, donde unas veces se gana y donde otras se aprende. Quiero desterrar de mi vocabulario las palabras exigir, juzgar y esperar, y quiero que, en su lugar, aceptar, valorar y amar queden subrayadas.

He venido aquí a quererte como eres y a que me quieras como soy, y tal vez eso no haga más feliz el momento, o no lo haga más perfecto, pero tampoco he venido aquí a ser perfecto, he venido a ser real. Y si en el intento por vivir historias, exprimir cada momento y tratar de abrazar una vida auténtica voy dejándome jirones de felicidad, acepto con honor el trato, pues no debemos olvidar que en el humano deseo de vivir feliz, feliz es solo el apellido de su acción protagonista: vivir.

*Sigue El universo de lo sencillo en Facebook
Y en twitter en
@Pablo__Arribas o @univ_sencillo
Y en Instagram @pabloarribas

*Recuerda que el libro de El universo de lo sencillo está disponible en muchos más países!

Lo más visto de El universo de lo sencillo*El libro  El universo de lo sencillo ha sido recomendado por los medios más importantes de España. Pincha en la imagen para leer, ver y escuchar las entrevistas.
El universo de lo sencillo en los medios

56 Comments

  • Aine Eryn

    Hay que llegar al final de ese camino tan borrachos de vida que ya no quede elixir por probar, y tan satisfechos que no quede un “y si…” del que arrepentirse. Si vivir con valentía significa hacerlo con el corazón abierto y siempre a la expectativa de nuevas correrías, dispuestos a disfrutar del hechizo al cien por cien… Me subo al carro 🙂 ¡Gracias por tus palabras!

    • Pablo Arribas

      A propósito de borracheras y felicidad, escribió Voltaire: “Buscamos la felicidad, pero sin saber dónde, como los borrachos buscan su casa, sabiendo confusamente que tienen una.”
      Gracias a ti, Aine, de verdad! 🙂

  • Mercedes

    Pablo: Si las anteriores entradas me movieron, esta ha sido un terremoto. (Me cuesta no exclamar esa palabrita que empieza con j y termina en r).

  • amordebatmami

    “No he venido a ser perfecto, he venido a ser real” esa frase dice tantas cosas… hace falta más gente real en este mundo de ruido! más silencio y más humildad! Espero que te lleves el premio bitacoras aunque ya lo tienes! un abrazo!

    • Pablo Arribas

      Humildad… Qué profundidad tiene esa palabra y qué poco la exploramos…
      El premio es muy complicado. Hay páginas muy buenas y la categoría en la que mejor encajaría esta web no está (Desarrollo Personal). En cualquier caso, vamos a pelearlo. Yo con vosotros ya creo que cualquier cosa es posible. Me dais tanto…. Muchos besos!!! GRACIAS!

  • Eva

    “No he venido a ser perfecto,he venido a ser real” q forma tan sencilla de plasma lo q a veces resulta tan complejo de explicar. Gracias Pablo por hacerlo siempre tan claro!

  • Cristián Andia

    Sencillamente brutal, se debería acabar todos los días de esta manera.
    Tan profundo y al mismo tiempo natural.
    Te superas Pablo Arribas.

  • Silvia

    No me puedo contener cuando algo me toca. Este texto es uno de los más genuinos de los que he leído tuyos. Y el post adquiere muchísima fuerza al hablar en 1º persona. Y eso sí es mojarse. Ser real, no perfecto. TOUCHÉ. Gran gran frase. Me gusta lo imperfecto porque es real. La foto no la entiendo muy bien, pero voy a intentar hacer mi propia interpretación: no tengas miedo a las olas, hay riesgo de tragar agua salada y ahogarse (me ha pasado) pero también son muy divertidas ja ja ja… ¿no? Gracias Pablo por dar en el clavo. Ya tienes mi voto. Silvia

    • Pablo Arribas

      Cómo agradezco estas palabras, Silvia. Para este artículo quise usar un estilo diferente, y leer mensajes como el tuyo es todo un premio al riesgo.
      La foto puede ser lo que tú quieras, como el texto. A mí me transmite vida. Pero me encanta cómo lo ves tú, jajajja
      Gracias por ese voto! Un besazo!!!

      • Silvia

        Jajaja pues me alegro que te hayan animado mis palabras Pablo, tú también lo has hecho con algunos párrafos de este post. Pero yo qué sé, no pretendía premiarte, sino simplemente es que me fascina cuando alguien habla desde las entrañas. Es lo más extraordinario que uno puede hacer. Permitirse sentir lo que sea.
        Y este texto tiene FIEREZA!

  • Carmen

    Pablo no tienes ni idea de lo que consigues juntando palabras…. Llevo un mal día. Varios días llorando por motivos varios y justo esta mañana he comenzado a llenar folios en blanco con mis necesidades, miedos, etc. Hoy está siendo un día de inflexión para mi. Un día de esos para marcar en el calendario. En uno de mis folios escribía: “Felicidad: Cómo ser feliz? No tengo la más remota idea de cómo ser feliz”. Y tus palabras llegan justo ahora, en el momento oportuno y a veces pienso que el universo nos observa y se ríe y sonríe con nosotros de vez en cuando. Tan sólo darte las gracias por crear magia.

    • Pablo Arribas

      Hola, Carmen!!
      Cómo me alegra poder llegar a ti un poquito. No desanimes, estás buscando y eso es un gran paso. Lee. Lee mucho. Refúgiate en libros de desarrollo personal y autoayuda. Para alguien que busca soluciones es perfecto.
      De momento solo puedo mandarte mi más grande abrazo :))

  • Bienve

    Como siempre ¡espectacular Pablo! Me encanta releer tus reflexiones. De esta iba decirte lo que más me ha impactado, pero no me cabe. Lo resumiria así: TODO. Te superas Pablo.

    • Pablo Arribas

      Muchísimas gracias, Karla! Para mí era un texto diferente y con otro estilo. Leer esto me llena mucho y me da confianza! Un besazo! :))

  • Rocío

    Sin conocer de tu vida más allá que tus palabras, sé que cuando te leo, vibro y me conecto con pensamientos que me movilizan, y te amo por eso, desde el agradecer que existas, de que compartas tus reflexiones desde la luminosidad de tu alma, que vibres con la vida, con los demás y que nos permitas generar sintonía contigo. Gracias.

  • Melissa

    Gracias por tus palabras y energía, por iluminar con tus palabras a personas al rededor del mundo, me encanta leerte y estoy segura que el propósito de hacer lo que amas que tenés, está logrando llegar más lejos de lo que te imaginas. un abrazo, y de verdad GRACIAS por tu luz. un abrazo desde el país más feliz del Mundo 🙂 Costa Rica.

    • Pablo Arribas

      Hola, Melissa!!
      Tus palabras me atraviesan. Me hacéis sentir tanto cariño… Me ayudáis a hacer realidad mi sueño. Ojalá os lo pueda agradecer lo suficiente con mi trabajo. Un beso enorme a Costa Rica, tierra con la que sueño desde hace años.

  • Emmanuel

    Grande, gladiador!! Cuando sea grande, quiero ser como Pablo Arribas para tener un lector y comentador como yo, jaja. Decía el General McArthur: “la juventud es un estado del espíritu, un efecto de la voluntad, una intensidad emotiva, la victoria del coraje sobre la timidez, el gusto de la aventura sobre el amor de la comodidad”.
    Escríbele al mundo!!

    • Pablo Arribas

      Jjajjajajajajjaja Tú sí que eres un Gladiador!! Sin duda, una pasada un comentador así que te levante de la silla!
      Un abrazo, fenómeno!

  • Ceci

    Hace un tiempo colgaste una frase que decía “La felicidad empieza con FE… y acaba con un gran consejo: DAD”.
    ¿Qué te gusta más? ¿Recibir regalos o regalar? Yo lo tengo muy claro, a mí me gusta regalar. Me gusta DAR. Hay personas que puede que no sean partidarias de pertenecer a una religión, sea la que sea, pero si las analizamos todas, veremos que su fundamento es el amor a los demás. Nada más. Aunque tú das muchas definiciones de lo que se considera la felicidad dentro de este mundo, al fin y al cabo, como comentas, cada uno tiene una percepción de la felicidad muy distinta y muy parecida a la vez. Y la tuya puede ser la de muchas otras personas y la mía la de otras tantas… Pero realmente, pienso que la felicidad es única, podemos tener la misma idea de felicidad, pero no los mismos sentimientos, una familia podría decir que la felicidad son sus hijos e hijas y otra familia lo mismo pero enfocarlo desde otro punto de vista distinto. La frase que he comentado al principio creo que es la esencia de la felicidad en mi caso. La alegría está más en dar que en recibir, eso lo tengo claro. Ahora que vienen momentos de celebraciones de aniversario me doy cuenta de que soy mucho más feliz buscando el regalo perfecto (que no es obviamente el más caro ni el más estiloso), prepararlo, preparar el momento, tener ese entusiasmo al envolverlo, disfrutar de esos momentos en los que ves la cara de quien lo recibe y saber que eso es parte de tu felicidad. Tú siempre vas un poco más allá. Creo que a veces depositamos en otras personas (o en cosas, que es peor) nuestra felicidad, pensando que si eso nos sale mal… la felicidad no llegará a alcanzar su plenitud. Pero es que no tiene por qué llegar a su plenitud. La felicidad va en pequeñas “dosis”, a lo largo de tu vida, y cuando ya pasas los 30 puedes hacer una pequeña lista de esas dosis que has ido recibiendo (una llamada importante, el primer beso, tu primera matrícula de honor en la universidad, tu primer coche, tus hijos…) momentos en los que la felicidad llega a su estado máximo para volver a su estado de felicidad latente. No podemos decir que la felicidad es un “estado” físico o mental. Es más bien un estado personal. Se puede ser feliz cuando tu hijo suelta una frase ingeniosa cuando apenas levanta un palmo del suelo, se puede ser feliz cuando te despiertas en mitad de la noche y puedes observar y abrazar a una persona que sabes que te quiere, se puede ser feliz porque el día ha amanecido lluvioso (me encantan esos días aunque hay personas que lo vean como todo lo contrario) se puede ser feliz cuando eres capaz de arreglar algo que se ha estropeado, se puede ser feliz cuando terminas toda la lista de recados que tenías que hacer… Cada día de nuestra vida, tenemos esas pequeñas dosis de felicidad. Y no podemos centrarnos en la felicidad completa, porque entonces no podríamos llegar a decir, soy feliz, FELIZ.
    (Creo que me he puesto a divagar otra vez jajaja, pero es que llevo dándole vueltas desde anoche :P)

    • Pablo Arribas

      jajajjaja te habrás quedado a gusto, querida Ceci! jajaj Cómo me gusta hacerte “divagar”.
      La palabra felicidad puede tener muchos significados, lo importante es que cada uno encuentre el suyo. Me gusta el tuyo!! Se nota que tienes un corazón generoso (aunque yo eso ya lo sabía, lo percibí al poco de conocerte).
      Al final es una palabra inventada por el hombre, y eso da lugar a muchas interpretaciones y debates que corresponden más al espacio de la filosofía que al de la ciencia.
      Otro debate sería diferenciar la felicidad de la dicha, la plenitud o la alegría… bufff. no quiero ni pensarlo. Me quedo sin fuerzas ya, jajjaa.
      Un abrazo muy grade.
      GRACIAS! (como siempre) :))

  • Inés

    Enhorabuena por tu forma de transmitir, de llegar y de tocar, dejando esa huella que activa pensamientos y sentimientos en nuestro interior, que quizás, ni siquiera habíamos reparado en ellos . Es un placer leerte y reflexionar, sentir…emocionarse con tus palabras. No dejes de hacerlo, no dejes de ofrecernos este regalo. ¡Gracias Pablo por tus reflexiones compartidas¡

      • Bel

        Hoy he estado leyendo los post que vamos enviando, siempre es interesante “escuchar-leer” la opinion de los demás, y me ha sorprendido gratamente, que dedicas ese gran pequeño tiempo en contestarnos a todos. Te hace ser más cercano, humilde y sobretodo, nos ánimas a seguir leyéndote, ya no solo por tus artículos, sino por la persona que eres. Enhorabuena, no cambies!!!

  • Melina

    es un gustaso leer tus escritos, que llenan, que se inundan de sentido
    común y nos hace a los de estos lados, sentir menos islas… por que alguién puede plasmar en palabras ( y muy buenas!) lo que yo siento.
    Gracias por compartir tus dones… abazos desde el sur, besos desde Argentina

  • Juan Carlos

    Triste y real como la vida misma.
    Siento mucho ese gran vacío que deja y espero en algún momento poder llegar a sentir su amor a través de otras personas. Mucho ánimo y fuerza para recordarlo día a día.

  • Francisco J. Vera

    Me dedíco a pintar, lo comento no con afán de presumir sino para explicar la importancia que es para mi el color y lo que este nos representa. Hace unos años, mi hija cuando tenía 6, al verme hacer mis trabajos, se sentó en el sillón y se puso a dibujar en un papel con colores de madera. Al buen rato su mamá me hizo una observación diciendome “Preguntale a la nena porque solo esta usando rosa y negro en todo su dibujo”. Curioso me acerqué a ella y la cuestione observando que efectivamente, teniendo tanto color solo usaba el rosa y el negro. Estaba concentrada y solo volteo a mirarme para decirme: “¡Ay papá, es que así es la vida! Es triste y es bonita…” ¿Qué opinan? Realmente siendo niños vemos que solo se trata de vivir, de tener un paseo y pues así esta el paisaje que nos toca contemplar, un fragmento dentro de todo este gran universo.

    • Silvia

      Los niños son increíbles, que nena tienes, toda una maravilla. Mis colores favoritos son el negro y el rojo, casi parecido a como lo ve tu niña. Es que son los seres más despiertos que hay. Disculpa por comentar pero es que me ha emocionado mucho tu comentario.

  • Cris

    Te has lucido con este artículo Pablo! y es que tienes toda la razón tememos a los momentos malos de la vida pero son parte de ella y tan necesarios como los buenos. Sigue dejándonos con la boca abierta 🙂 Un abrazo!

  • Magdalena

    Mi hija me dijo: “mamá, te voy a dar un blog que está hecho para tí” y así es, totalmente de acuerdo contigo.
    Hemos venido aquí a vivir, por supuesto, y yo añadiría “vivir sin miedo” , pase lo que pase. Tengo ya algunos años y si algo me ha enseñado la vida es que perdemos demasiado tiempo intentando controlarlo todo, personas y cosas, pero resulta que la vida va por libre y te va a estar sorprendiendo siempre, eso sí tú te dejas, claro. Y si hay que morir, que sea con las botas puestas. Te animo a seguir escribiendo. Lo haces muy bien. Un abrazo.

  • María Eugenia

    Me encanta “toparme” con un post del Universo de lo Sencillo, me gusta pensar que a todos nos puede mover el mismo tipo de pasión y sentimiento que te llevan a escribir Pablo Arribas… si fuese así, nos aceptaríamos más a nosotros mismos y a los demás y creo que no habría nada que no creyéramos poder lograr. Leerte es una excelente medicina para recargarse de buena energía y ganas de amar. Un gran abrazo y una vez más, gracias por tu pasión e inspiración.

  • Educacion emocional

    Qué bonita la reflexión final que haces cuando comentas que hemos venido a vivir, no a ser perfectos. Pues de eso se trata, de entender que la búsqueda de la perfección debe limitarse a lo ideal, pues si intentamos que sea real nos causará sufrimiento y condicionará nuestros momentos felices

    • Mar

      Vivir con ilusión nos da un estado permanente de felicidad y permite que la fe en nosotros mismos y en consecuencia en todo cuanto nos rodea personas y posibilidades nos hagan sentir en un mundo creado para nosotros y para disfrutar de las cosas maravillosas que están a nuestro alcance. Esperar también es de seres reales, inconscientemente esperamos siempre la victoria aunque jamás llegue en algún aspecto de nuestro recorrido de vida.

  • mariangeles

    muy acertado Pablo,pero pasa que cuando somos felices y luego se esfuma o vienen momentos más duros pues nos quedamos recordando eso,sufrimos la carencia de lo que no está y sufrimos por no tenerlo..

  • John

    Muy buenooo, la vida es eso!! momentos que hacen que la palabra felicidad quede corto y otros donde la llamada tristeza parezca algo insignificante, pero es la vida misma, es así, y solo queda vivirla!!!!!!!

    • JESSENIA ORFELIS LOPEZ ALVAREZ

      Hace algún tiempo te encontré como referencia en un libro que si soy honesta no recuerdo cual fue, me encanto encontrarte leí tu libro que lleva el mismo nombre el blog y luego por cosas del destino te volví a encontrar en el blog, no hace falta decirte que es maravilloso lo que haces me encanta el material que compartes te felicito sigue adelante necesitamos personas como tu… gracias por estar hay sin ser “perfecto pero si real”

Responder a Mercedes Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *