Twittea esta frase
Cambiar modo de resultados Cambiar modo de lectura

Reflexiones en la etiqueta: Emprender

La vida como aventura

(Inconmensurable discurso de Antonio Banderas para recoger el premio Goya de honor. Éxito, esfuerzo, motivación, gratitud, pasión y humildad en cada frase. Inmejorable).

“Todo lo que tengo se lo debo a mi profesión, a la que preferiría denominar vocación. Pero, mucho más importante que esto, no es tanto lo que tengo sino lo que soy.

La vida como una aventura, o quizás como un juego. Siempre me ha gustado la palabra jugar, incluso para definir mi tarea como actor, director o productor. Esto debe servir para revelar la verdadera naturaleza de quien ahora les habla. Decía mi paisano más ilustre, Don Pablo Picasso, que “venía de lejos, pero era niño”. Pues eso, niño. Un chavea de Málaga.

Si desde esa butaca pudiese observar a ese otro yo llamado Antonio Banderas, premio en mano, habría que reconocer que el que está aquí subido no solo me pertenece a mí, sino a mucha gente: a todos esos que le fueron añadiendo trozos de vida, piezas de un puzle de distintos colores y formas; a todos esos ojos que me marcaron un camino, todas esas bocas que hablaron palabras sabias, esas almas que me acompañaron hasta donde hoy estoy, hasta este mismo escenario. Todos ellos soy yo y, de alguna manera, yo también soy ellos. Si miro hacia atrás, me veo viejo, pero si echo la vista hacia adelante, me siento muy joven. – Sigue leyendo –

Crea una ilustración con acuarela 728 x 90

Héroes imperfectos

“En profesiones como la que yo tengo se palpa que todos los compañeros no han tenido vocación de esta profesión, de actores, sino de actores triunfantes. Pero actores triunfantes hay diez. Entonces vive uno constantemente rodeado de personas frustradas”.
Fernando Fernán Gómez.

Cuando somos niños, soñamos con hacer cosas extraordinarias. Imaginamos a lo grande y nos situamos allí. Todo nos parece posible y el presupuesto de nuestras pretensiones no escatima en gastos: no queremos ser un futbolista, queremos ser el que marca el gol de la final; no queremos ser un cantante de bar o el que crea corrillos en su Plaza Mayor, queremos ser el que llena los estadios.

Pasan los años y crecemos convencidos de que madurar es aprender ‘cómo son las cosas’, y damos con ello el primer paso hacia el conformismo al tiempo que cambiamos el subjuntivo infantil por el indicativo adulto. Del deseo a la ‘realidad’. ¡Quién querría ser una estrella… con lo que eso quema! – Sigue leyendo –

Crea una ilustración con acuarela 728 x 90

Se viene conmigo / Is coming with me from CorzoFilms on Vimeo.

Se viene conmigo

Crecer duele. Duele de una forma extraña, sin que sepas identificar el foco del dolor. Duele en forma de miedo, de chocarte con tu realidad, de descubrir que no eres quien creías, de verte más pequeño, de cambiar de opinión. Pero crecer es crecer.

La ilusión, la pasión y las ambiciones no siempre logran que desaparezca el miedo –demasiado pasado–, pero te permiten seguir a pesar de él. Los sueños son brebaje para valientes.

Irse es dejar muchas cosas, pero nunca tu esencia. Vive de forma que te duela marcharte.

Vídeo: Álvaro Santos y Jorge Dévora

La verdadera esencia de la motivación

La historia es sucesión, movimiento; el hombre, un “continuo deseando” -un homo volens- que pretendiendo actualizar su voluntad, crea el movimiento y con ello su historia.

Pensemos en una bici o en una peonza. En la primera, si no pedaleamos, caemos; en la segunda, si deja de girar, pierde su esencia. Necesitamos el movimiento para definirnos, y necesitamos una fuerza para movernos. Esa fuerza es el deseo.

Cuando esta fuerza no sucede, cuando nuestra capacidad de desear se ve mermada, caemos como la bici o la peonza, y esto es lo que ocurre con la depresión, el desánimo o la apatía, momento en que ni sabemos dónde ir, ni queremos estar donde estamos.

La vida no es nada en sí, sino lo que en ella ocurre. Hoy (a secas) no es nada, hoy es tu sonrisa por la mañana, nuestro café caliente, una reunión con los amigos o tus ganas de verle… ¡Que ocurran cosas! He ahí el secreto. He ahí la vida. Hay que crear movimiento, deseo.

En las últimas décadas ha surgido una fuerte corriente de estudio de las emociones positivas, (Psicología Positiva), que ha derivado en este boom de motivadores, expertos en desarrollo personal y coaching. Profesiones que, si son llevadas desde la honradez y el estudio, son tan necesarias como nobles. No es casualidad que surja en este momento, en el que las tasas de estrés y depresión son más altas que nunca en Occidente y donde el bienestar se halla en el punto de mira de todos. – Sigue leyendo –

Masterclass: técnicas de fotomontaje en Photoshop 728 x 90

El porqué del por qué

Martin Luther King no dijo I have a plan, dijo I have a dream.
Simon Sinek.

El cómo es esa pregunta secundaria terciaria a la que uno debe responder en el camino a la consecución de su meta. Por delante, el qué y, sobre todo, el por qué.

Responder al cómo de una forma u otra puede hacernos ahorrar tiempo, dinero, medios, etc., pero nunca debe ser una pregunta cuya respuesta determine si se parte en busca de lo que se desea o si se rechaza.

La mayoría de abandonos no tiene que ver con la imposibilidad del objetivo, ni siquiera con la dificultad, sino con la ausencia real de una causa. Sin embargo, sigue siendo el cómo el principal bastón sobre el que se apoyan las excusas. Si el sueño es auténtico, la dificultad solo aspira a demorar la meta, pero nunca a derribarla.

Al final, como en la ciencia, todo movimiento depende de un cálculo entre diferentes fuerzas, y pocas capaces de frenar la fuerza de la ilusión.

Todo aquello que hagamos (qué) cobrará más fuerza si se apoya en una causa, en un por qué. Así, si la posibilidad lo permite, el cómo se resolverá más adelante del mismo modo que el agua llega al pie de la montaña ignorando su ruta cuando el hielo empieza a derretir. Y llega.

El por qué es la fuerza que sustenta el qué, la meta. Es el motivo sin el cuál el cómo no tiene sentido, pues sin sueños no se camina, se deambula.

Ponte en marcha, basta de excusas.

Papá, el éxito no era eso

– He trabajado duro, hijo, muy duro, pero ahora, a mis 47 años, puedo decir que he alcanzado el éxito. ¿Qué te enseña eso?
– Me enseña que, si sientes así, has desperdiciado 47 años de tu vida.
– ¿Cómo?
– Que has desperdiciado 47 años de tu vida.
– Creo que sabes poco sobre el esfuerzo. El esfuerzo es el camino al éxito.
– Creo que sabes poco sobre el éxito. El esfuerzo es el éxito.
– Ah, ¿sí?, ¿y por qué ahora me siento inmensamente feliz, mucho más que antes?
– Pues seguramente porque viviste esperando. Te esforzaste, trabajaste duro y con disciplina, pero por amor a lo que llegaría, no a lo que hacías. El esfuerzo, papá, es un valor, un fin en sí mismo, no un medio para conseguir algo. Cuando eliges vivir en un valor no se espera nada a cambio, simplemente lo practicas como acto de perfeccionamiento y crecimiento que te acerca a la plenitud. Y es ahí, y solo ahí, donde está la felicidad. – Sigue leyendo –

Herramientas y experimentación con la acuarela 728 x 90

10 cosas que los jóvenes no deben olvidar al mirar al futuro

… Y que los ‘mayores’ no deberían olvidar.

La juventud es la etapa de la diversión, pero también es la de la incertidumbre, las dudas, los desamores y la consolidación de la personalidad. Sufrir y disfrutar, ¡no está nada mal!

Estamos en un cambio de paradigma que afecta a todos los estratos de la cultura: desde la forma de afrontar la vida laboral hasta la forma de relacionarse con amigos y parejas… Las reglas han cambiado y, sin embargo, las presiones de la propia cultura y generaciones mayores siguen presionando en ocasiones con la “certeza” de saber qué es lo mejor y lo correcto.

Estas voces externas son a veces guías, pero otras, lejos de servir de faro, arrojan una sombra sobre la luz que cada uno lleva dentro, desviándolo de lo que de verdad vale la pena. 

Por esto, dejamos aquí 10 consejos que pueden ayudar al joven a tomar decisiones con la calma de que lo único que importa es que sean ellos mismos y que hagan lo que hagan, sea desde el corazón. – Sigue leyendo –

Retoque básico de retrato en Photoshop 728 x 90

El puntito de suerte

Este post se resume en tres palabras: cuidado, amor y posibilidad.

Cuidado

Cuidado con lo que nos venden compramos.
Existe una herramienta muy utilizada en comunicación tan útil como tramposa que consiste en narrar la historia del éxito en sentido inverso. Se toma un personaje socialmente aceptado como un triunfador  y se cuentan sus pasos desde el final para convertirlo entonces en norma. Si ‘X’ ha triunfado haciendo ‘a’, ‘b’ y ‘c’, haz ‘a’, ‘b’ y ‘c’ y triunfarás.

Cuidado con el concepto de éxito. Lo sublime o la belleza no la crea el aplauso. La grandeza no la determina el valor de mercado. Todos sabemos que los más famosos no son los ‘mejores’, pero se ha equiparado bueno = famoso, y, desafortunadamente, se busca más la fama que la excelencia.

– Sigue leyendo –

Retoque básico de retrato en Photoshop 728 x 90

Artículos Anteriores
Artículos Posteriores