Twittea esta frase
Cambiar modo de resultados Cambiar modo de lectura

Masterclass: técnicas de fotomontaje en Photoshop 600 x 600

Herramientas de Retoque de Photoshop 600 x 600

Iniciación a la ilustración digital - Convierte una foto en un dibujo 600 x 600

Crea una ilustración con acuarela 600 x 600

Corrección de color selectiva a un coche con Nuke 600 x 600

Como crear un efecto doble exposición con Photoshop 600 x 600

Reflexiones en la etiqueta: Emociones

Por la eternidad bien entendida

“Ahora nuestro mayor miedo en las relaciones con otras personas es que pensamos que el hecho de que nos preparen el desayuno es que ya te están pidiendo matrimonio. Y es entonces cuando te vas a las cinco de la mañana después de hacer el amor en vez de quedarte y disfrutar del momento”.

Siempre he tenido una teoría: tanto si estás soltero, como si estás en pareja, estate al 100%. No tiene sentido estar en un amanecer mirando al Oeste ni en un atardecer mirando al Este. Que donde estés, estés.

Vivimos bajo una oleada de cobardía. La mayoría de relaciones fracasa por la inoperancia de unos amantes que lejos de lanzarse con todo se rondan a medio gas. Bajo el nombre de la libertad escondemos nuestro miedo al compromiso. Siempre tenemos una excusa. Decimos “no, es que no quiero esto” o “es que prefiero aquello”, cuando en realidad lo que nos arde dentro es un “no me atrevo”.

Antes, cuando conocías a una persona que te gustaba, el miedo era a terminar, pero te arriesgabas; ahora, aunque encuentres a una persona que te encanta, el miedo es a empezar. Hemos pasado del miedo a la independencia al miedo a la dependencia, del miedo a estar solos al miedo a vivir acompañados, del miedo a morir al miedo a vivir. – Sigue leyendo –

De la acuarela a la ilustración creativa 728 x 90

Cabeza, corazón y tripa

 “Ni contigo ni sin ti tienen mis penas remedio.
Contigo porque me matas, y sin ti porque me muero”.
Antonio Machado.

Existen tres formas de querer: con la cabeza, con el corazón y con la tripa. En la cabeza, querer se llama preferir; en el corazón, amar; y en la tripa, desear. O quieres con las tres, o estás destinado al caos.

El amor es un juego de equipo. De equipo con la otra persona y de equipo contigo mismo. O mejor, es un juego de equilibrio(s). Aunque parezca mentira, uno puede querer tener algo a largo plazo con una persona, enamorarse de otra y querer acostarse con otra. Piensa en una mudanza en la que cada uno da una orden diferente de cómo colocar o montar el mueble. ¿A quién obedeces? El desastre y la discusión están asegurados. Una apuesta de éxito necesita unanimidad. Solo cuando cabeza, corazón y tripa se alinean, la persona elegida es deseada y el amor disfrutado. Ni basta con desear, ni es suficiente con preferir, ni vale con amar. – Sigue leyendo –

Herramientas de Retoque de Photoshop 728 x 90

Disfruta del vértigo

En la sociedad del vértigo, en vez de enseñarnos a disfrutar del camino, nos educan en las prisas por llegar. Alguien debería recordarnos que caer en picado ocurre, que lo contrario de fracasar es no haberlo intentado y que el destino no es a donde vas, sino a donde llegas. Intentarlo es fácil, eso podemos hacerlo todos; conseguirlo ya no lo es tanto. Por el camino se quedaron los que pensaron que vértigo es sinónimo de miedo.

Hay que sentir vértigo, del bueno, del que seduce, porque sentir vértigo no es asomarse a la incertidumbre y temer la caída: es experimentar atracción por la profundidad que se abre ante nosotros; es ser conscientes de que caer es posible. Porque el vértigo no es mirar hacia abajo y plantearte el fracaso, es levantar la cabeza y preguntarte cómo narices vas a subir tan alto, pero sabiendo que al llegar habrá valido la pena. – Sigue leyendo –

De la acuarela a la ilustración creativa 728 x 90

Pase lo que pase

Pase lo que pase, antes de saltar, no mires abajo, ¿entendido?

Pase lo que pase.

En esa frase pasan muchas cosas. Pasa que las cosas pueden pasar. Pasa que se necesita un asterisco con tipografía 8 al final de página, que contemple las cláusulas de quien la dice. La famosa frase se ha convertido en nuestra navaja multiusos; la cuestión es que hay veces que se oxida. De no usarla o de usarla demasiado. Y en lugar de una cama de algodón que amortiza, se convierte en una señal luminosa con forma de exclamación que alerta. Por eso ahora, cada vez que escucho “pase lo que pase”, siento ganas de darle al enlace de “leer más”. Ya decidiré entonces si me fío o no. Cuando sepa si incluye “todo” o “casi todo”. O “casi nada”.

Y si te atreves a creerlo a la primera de cambio, te arriesgas. Como quien se arriesga a meterse en una piscina si no sabe nadar. Como quien da todo por los demás confiando en que le devolverán lo mismo. Como quien salta en paracaídas. Como quien se gasta sus ahorros en comprarse lo que quiere en lugar de lo que necesita. Si te atreves a creerte la frase te arriesgas. – Sigue leyendo –

Herramientas y experimentación con la acuarela 728 x 90

No tengas nada, experiméntalo todo

– No sabía que el señor Kane coleccionara diamantes.
– No, colecciona a una persona que colecciona diamantes.
Ciudadano Kane.

De todos los miedos que existen, el más estúpido es temer la felicidad.
Cuando estamos abajo, aunque no nos guste, sabemos que todo lo que venga será mejor. Justo al contrario de lo que ocurre cuando estamos arriba. En temas de satisfacción, nos gustan más las escaleras que los toboganes. Aceptar que el siguiente paso puede llevarnos a una zanja o a un escalón es la primera premisa para no quedarnos bloqueados y atrevernos a caminar. 

Si bien en la adversidad nos sentimos más desdichados, en la dicha nos sentimos más vulnerables. Como escribe Brené Brown, “es más fácil vivir en la decepción que sentirse decepcionado. Te sientes más vulnerable cuando entras y sales de la decepción que cuando tienes en ella tu campamento permanente. Sacrificas la dicha, pero sufres menos”. Lejos de disfrutar cuando todo va viento en popa -y a toda vela- , nos preocupamos por si deja de soplar y nos quedamos en medio de la mar. – Sigue leyendo –

Retoque básico de retrato en Photoshop 728 x 90

Mi hermano es especial

Jorge tiene solo 7 años pero ya ha descubierto el secreto de la vida: sabe que los sueños pueden hacerse realidad. Unas veces habrá que subir a la luna, donde todo, incluso los problemas, tienen menos gravedad, otras habrá que trabajar duro y otras solo habrá que cerrar fuerte los ojos.

Marco, su hermano, tiene una enfermedad llamada miopatía multiminicore que le afecta a las capacidades físicas y mentales. Aún así, es capaz de inspirar amor a cuantos le rodean y hacer más grandes los corazones de quienes le conocen.

Este mundo está necesitado de Jorges y Marcos.

Retoque básico de retrato en Photoshop 728 x 90

Siente más, piensa menos. Es amor.

Pensar está sobrevalorado. Frente a lo que comúnmente se ha dicho, hoy sabemos que el ser humano es un ser más emocional que racional. Emoción y razón no son enemigos, ni lo uno mejor que lo otro. Simplemente, son funciones diferentes para situaciones diferentes.

El uso de la razón, tan útil en unas ocasiones, deviene en traba en otras. El pensamiento es útil para releer el pasado o para operar con el futuro, pero supone un distanciamiento del tiempo presente, el único en que siempre acontece todo cuanto hay.

En una historia de amor, por supuesto que no se pueden desechar ciertos aspectos racionales (fijar el proyecto, determinar si la persona de nuestro lado es adecuada, etc.). No obstante, son los sentimientos y las emociones las que nos van a llevar a disfrutar. Una relación, si es sana, esta para disfrutarla, para crecer y construir.

La duda (me quiere, no me quiere) hace que no disfrutemos en plenitud, que no saquemos lo mejor de nosotros y de la persona a nuestro lado. Si no cuidamos esto, de forma contraria a nuestro deseo, podemos amar con intensidad, pero con un miedo que nos conduzca a lo último que queremos: el fin de la relación. A veces queremos tanto que ahogamos a la persona amada en un abrazo.

Piensa menos, siente más.

Bueno es dejar la cabeza a veces a un lado y vivir con el corazón.

Masterclass: técnicas de fotomontaje en Photoshop 728 x 90

El poder de la vulnerabilidad

No se puede dejar de ver lo feo sin dejar de ver lo hermoso. O cierras los ojos siempre, o los mantienes abiertos.

El miedo nos ha concedido dos pecados: la insensibilización y la conversión de lo incierto en certeza. Pero al miedo no lo mata el control, sino el amor.

A menudo nos ponemos armaduras pensando que nos protegen, pero solo evitan que nos vean. Tienes que elegir: si no te la quitas, no te van a herir, pero tampoco sabrás lo que es la brisa en la cara o una cálida caricia. (Si no sufres, tampoco sientes, ese era el trato.) Aquí no hay entrenadores,  eres tú quien elige entre salir al ruedo o quedarse en el banquillo, entre no jugar o poder perder. – Sigue leyendo –

Retoque básico de retrato en Photoshop 728 x 90

Artículos Anteriores