Hace años escuché en algún lugar una frase que, a diferencia del lugar, quedó dentro de mi cabeza: “el mejor favor que puedes hacerle a un amigo es dejar que te haga un favor”.

No sé en qué momento de la historia nos confundimos y nos creímos que mejor era recibir que dar, tener que entregar. – Sigue leyendo –