Hay una frase capaz de cambiarte la vida: “aquí estoy yo y, si quieres, tú conmigo. Pero siempre yo”.