Lo que convierte a una relación en auténtica no es su duración, sino su implicación.